Volver a la página principal

Funciones que desempeñan los microorganismos

Los microorganismos se encuentran en cualquier parte. Colonizan todos los medios y desempeñan papeles muy importantes en la biosfera.

En los ambientes acuáticos, los organismos predominantes son microorganismos fotosintetizadores: algas en las aguas superficiales, y bacterias en las zonas profundas y aguas estancadas.

Las algas que flotan en el seno de un medio acuático constituyen el fitoplanctony son la base alimentaria de los pequeños animales que forman el zooplancton, siendo consumidos éstos a su vez por los invertebrados y vertebrados acuáticos.

Por otra parte, los microorganismos intervienen de forma decisiva en el reciclaje de la materia en la naturaleza.

Los microorganismos descomponedores, descomponen la materia orgánica del medio, liberando sus componentes minerales, de modo que puedan ser reutilizados por las plantas. Llevan a cabo una labor higiénica importantísima para la biosfera, contribuyendo de forma transcendente en la formación del suelo.

Los microorganismos raramente se presentan aislados en la naturaleza; generalmente conviven con otros organismos. Entre ambos se establecen interrelaciones que pueden ser mutuamente beneficiosas (simbiosis), como es el caso de las bacterias de la flora intestinal y nuestro organismo.

En efecto, el estómago e intestino humanos ofrecen albergue y alimento a ciertos microorganismos y, a cambio, éstos realizan determinadas fermentaciones, de las que se obtienen productos asimilables por el cuerpo humano. Asimismo, sintetizan algunas de las vitaminas que necesitamos.

En la naturaleza existen otros muchos ejemplos de relaciones beneficiosas con microorganismos. Por contra, existen también relaciones en las que éstos se aprovechan de otro organismo sin cederle nada a cambio (parasitismo), ocasionándole un perjuicio y a veces una enfermedad.